El iridio

Iridium

El iridio es sumamente difícil de derretir: el trozo que se muestra en la imagen, solo se derritió a medias.

El valor más citado de la densidad del iridio es 22,65 g/cc, mientras que el del osmio es de 22,61 g/cc, lo que hace al iridio el más denso de los elementos. Pero estos valores están equivocados. Los valores correctos son 22,59 g/cc para el osmio y 22,56 g/cc para el iridio, lo que concede el título de elemento más denso al osmio y no al iridio, aunque por menos de una décima parte de un uno por ciento.

Se podría pensar que la densidad es una cuestión fácil de decidir si se mide con cuidado, pero cuando la gente habla de la densidad de un elemento, se refiere a la densidad de un solo cristal perfecto de una muestra pura perfecta del elemento.

La preparación  de una muestra ideal semejante, es imposible y hasta una aproximación puede ser muy difícil en algunos casos. Un método más preciso es usar cristalografía de rayos X para medir los espacios entre los átomos de una muestra que contenga diminutos cristáles perfectos. Si conoces el peso y el espacio entre cada átomo, puedes calcular cuanto pesaría un cristal perfecto de cualquier tamaño y, a partir de ahí, puedes calcular la densidad ideal.

El problema es que cuando esto se realizó por primera vez, los valores aceptados en aquel entonces para los pesos atómicos del osmio y del iridio equivocados. Estos pesos atómicos se han corregido desde entonces, pero nadie se tomó la molestia de volver a calcular las densidades. Todas las obras de referencia se han venido copiando unas a otras desde hace 70 años.

Esta situación pudo permanecer sin corregir tanto tiempo porque, salvo por los alumnos que escriben trabajos, estos valores casi nunca se utilizan. Ninguna muestra de osmio o iridio que puedas llegar a encontrar tendrá nunca una densidad igual a la del valor teórico. Lograr que se encuentre siquiera en un porcentaje de este valor es bastante dificil. El fundido imperfecto, los vacíos que se crean durante el enfriamiento y las impurezas incrementan el volumen y por lo tanto reducen la densidad. Así que, en la práctica, la densidad teórica de un elemento tiene un interés púramente teórico.

Debido a su alto coste, el iridio se utiliza sobre todo en lugares donde se necesita solo una cantidad muy pequeña. Por ejemplo, algunas bujías de coche de alta calidad están equipadas con diminutas puntas de iridio que duran hasta 160.000 Km, mucho más que las bujías convenvionales.

Ejemplos de situaciones en las que aparece presente el iridio:

  • Fuente de ión torio/iridio:

Iridium Ion source

  • Una fina capa de arcilla rica en iridio está presente en todo el mundo y marca el límite entre los períodos Cretácico y Terciario. El iridio se originó en un enorme asteroide que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años:

Iridium K-T Boundary Clay

  • Las cuentas de iridio puro son increíblemente brillantes:

Iridium Museum-grade sample

  • Un diminuto cable de aleación de iridio permite que esta bujía dure hasta 160.000 kilómetros:

Iridium Spark Plug

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: