Marie Curie

Marie_Curie_c1920

Nació en 1867, en Varsovia, Polonia y murió en 1934 en Sallanchen, Francia. Estudió en la Universidad de la Sorbona París. Su principal logro fue el descubrimiento de la radioactividad.

En una época en la que pocas mujeres podían dedicarse a la investigación científica, Marie Curie presentó al mundo las maravillas de la radioactividad. Su trabajo pionero le condujo desgraciadamente a la muerte, ya que desconocía que la radiación que emitían los materiales que estudiaba podían provocar cáncer.

La bautizaron con el nombre de María Slodowska y creció en Varsovia, pero se liberó del opresivo sistema político ruso (que no permitía que las mujeres fueran a la universidad) trasladándose finalmente a París, donde se registró como Marie. Allí destacó en física y matemáticas, y en 1894 le presentaron al director de la Escuela Municipal de Física y Química Industrial de París, Pierre Curie, con el que se casó al año siguiente.

En un principio Marie investigó la propiedad magnética de los metales. Su enfoque cambió en diciembre de 1895 cuando el físico alemán Wilhem Röntgen (1845-1923) descubrió los rayos X y, casi al mismo tiempo, el francés Henri Becquerel (1852-1908) desveló que los minerales que contenían uranio también emitían rayos desconocidos. Mientras numerosos científicos se concentraron en los trabajos de Röntgen, Marie estudió los rayos de uranio de Becquerel. Improvisó un laboratorio en un húmedo almacén de la Escuela Municipal de París, en la que Pierre era entonces catedrático, y utilizó un instrumento de elevada densidad que podía medir pequeñas corrientes eléctricas que atravesaban el aire que había sido bombardeado con radiación de uranio. Pierre y su hermano mayor habían inventado el dispositivo hacía quince años. Marie descubrió que la fuerza de los rayos provenientes de un material dependía exclusivamente de la cantidad de uranio que contenía. Además, los efectos eléctricos de los rayos de uranio no se aceleraban. Su conclusión fue que la capacidad de emitir radiación debía de ser una característica esencial de la estructura atómica del uranio.

Curie descubrió entonces otros materiales que también emitían rayos, y al fenómeno lo denominó radioactividad. Cuando descubrió que un compuesto llamado plecblenda: el polonio y el radio.

Estos hallazgos resultaban polémicos, aunque las compañías industriales enseguida vieron el potencial que presentaban. Ya sabían que los rayos tenían su utilidad en radiología, pero Marie advirtió que podían dañar los tejidos biológicos, un descubrimiento que condujo a utilizarlos para combatir el cáncer. Marie llegó a ser consciente de que los materiales radioactivos eran a menudo una fuente de calor, y comenzaron a especular sobre el poder que encerraban dichas sustancias: la energía que otros científicos revelaron que podía liberarse en las centrales nucleares y las armas mortales.

Descubrirlaquimica. Estudiante de química en la USC.

26/04/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: