El americio

Americium Smoke detector element

En la imagen se muestra un botón de americio radiactivo en el interior de un detector común de humo del tipo de ionización. Debajo del recubrimirento de oro hay 0,9 microcuries de americio 241.

Podrías pensar que un elemento que sigue al plutonio con una vida significativamente más corta sería una especie de material para una superbomba, disponible solo para científicos en laboratorios secretos. Tal vez algún científico está en su laboratorio estudiando el americio, pero si quieres un poco, lo único que tienes que hacer es ir a la ferretería de tu vecindario o al hipermercado y comprar un poco, sin que nadie te pregunte nada.

La razón no es que el americio sea menos peligroso que los demás elementos de su alrededor. De hecho, el isótopo que por lo general está disponible es el americio 241, que es significativamente más radiactivo que el plutonio que se usa en las armas, y por lo menos es igual de tóxico. No, la diferencia es simplemente que hay una aplicación útil para el americio que requiere solo una cantidad diminuta y para lo cual una compañía está dispuesta a pasar por todo el trabajo que se requiere para lograr una excepción a las reglas.

Los detectores de humo por ionización contienen un diminuto botón de hoja metálica muy similar a los que se usan en los cepillos antiestáticos de los que se habló en el polonio, solo que más pequeño. El americio en su interior libera una corriente continua de partículas alfa que viajan por la cámara de aire y se recogen en una corriente eléctrica en el otro lado. Si entra al dispositivo la más mínima cantidad de humo, interfirirá con la corriente de partículas alfa, perturbando la corriente y haciendo sonar la alarma.

¿Debemos preocuparnos por tener pequeños botones radiactivos en cada casa? Los detectores de humo de este tipo son bastante más rápidos que otros para responder a los incendios comunes y sin duda han salvado muchas vidas. Y como ocurre con los cepillos antiestáticos de polonio, los botones de americio en los detectores de humo están bien protegidos por una capa de oro. Aunque no se considera una buena idea, muchas personas se han tragado estos botones sin sufrir consecuencias negativas: el oro, como metal noble, soporta los ataques del ácido estomacal y permite que el botón salga intacto por el otro lado.

El americio es el último elemento que es legal poseer sin necesidad de costosas licencias especiales.

Ejemplos de situaciones en las que aparece presente el americio:

  • La placa de circuitos en el interior de un detector de humo por ionización. La caja de metal con ventilas que por lo general encierra la cámara de ionización se ha retirado para que puedas ver el botón de americio en el interior:

Americium Smoke detector circuit board

  • El omnipresente detector de humo por ionización puede encontrarse en cualquier ferretería o hipermercado y adquirirse por poco dinero. Además, ha salvado varios miles de vidas:

Americium Cheap smoke detector

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: