El astato

Astatine

En la imagen se muestra un mineral de uranio fluorescente, autunita, que podría contener o no un átomo de astato en un momento dado.

Se considera que el astato ocurre naturalmente, al igual que todos los elementos desde el hidrógeno hasta el uranio, salvo el tecnecio. Pero su vida media es de solo 8,3 horas, lo que significa que donde quiera que ocurra, no se queda mucho tiempo. Se ha hecho un cálculo que indica que, en un momento dado, existe alrededor de una onza de ese elemento presente en todo el mundo. Y nunca es la misma onza de un día al otro. El suministro se renueva constantemente por la lenta descomposición radiactiva del uranio y el torio, de los cuales hay mucho más.

En el trozo de la corteza terrestre correspondiente a la placa norteamericana hasta una profundidad de 18 kilómetros, hay escasamente un billón de átomos de astato producidos de forma natural en un momento dado.

A pesar de la corta vida media del astato, se esta estudiando su uso en la terapia de radiación contra el cáncer. Parece menos sorprendente cuando consideras que el tecnecio 99, se usa ampliamente en medicina y tiene una vida también muy corta. El truco está en desarrollar un dispositivo compacto que los hospitales puedan mantener en sus instalaciones para generar la sustancia cuando la necesiten.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: