El torio

Thorium

En la imagen se muestra una hoja de torio puro de la que se han perforado piezas para dispositivos de encendido de sopletes de arco.

Hay más torio en la corteza terrestre que estaño: casi tres veces más. También hay tres veces más torio que uranio, una de las razones por las que se invirtió considerablemente para investigar el desarrolo de un reactor nuclear viable basado en el torio. La idea se abandonó, pero no antes de que los investigadores crearan una enorme pila de metal de torio de alta pureza de la que todos los coleccionistas de elementos querrían un poco.

Un resultado de la abundancia del torio es que se uso durante muchos años simplemente por sus propiedades químicas, sin tener en cuenta, el hecho de que era radiactivo. El óxido de torio se usaba hasta hace poco en las camisas de las lámparas de acampar, porque produce un brillo intenso cuando se calienta con una llama de gas. Hay muchos otros óxidos que funcionaban igual, pero el óxido de torio es barato y durante mucho tiempo a la gente no le pareció un problema el nivel relativamente bajo de radiactividad de ese elemento. Aún hoy es posible comprar barillas de soldadura de volframio toriado, que contienen hasta un dos por ciento de torio para ayudar a encender el arco.

Una bebida “reconstituyente” llamada Radithor, que contenía cantidades susranciales de radio y torio, es lo que puso fin, en 1932, al uso indiscriminado de productos radiactivos supuestamente saludables. Eben Byers era un conocido y rico industrial y playboy que bebía tres botellas de Radithor al día. A su muerte, el titular del Wall Street Journal fue: “El agua con radio funcionaba a las mil maravillas, hasta que se le cayó la mandíbula”. Ese suceso contribuyó a que la FDA, la Agencia para el control de drogas y alimentos de EEUU, reforzara su control sobre los productos médicos y cosméticos. Sin embargo, esta no es la historia más extraña relacionada con el torio.

Al calor de la Segunda Guerra Mundial, los servicios de inteligencia de los Aliados se alarmaron francamente al descubrir uqe Auergellschaft, contratista militar alemán, había confiscado una enorme pila de torio de una empresa en el París ocupado y se la había llevado a Alemania. Los científicos nucleares que trabajaban en la bomba atómica de los Aliados se dieron cuenta de que si los alemanes sabían que se necesitaba el torio, debían estar muy avanzados en su propio programa de bombas nucleares. La realidad era que los alemanes habían hecho progresos patéticos en relación con la bomba atómica. No. Era el único plan secreto de Auergeselleschaft, sacar a la venta una pasta de dientes con torio después de la guerra. Tenían la esperanza de que fuera tan popular como la de radio y querían asegurarse de tener el torio suficiente a mano.

Ejemplos de situaciones en las que aparece presente el torio:

  • Todavía se utilizan electrodos para soldar que contienen torio al dos por ciento y pueden adquirirse con facilidad:

Thorium Thoriated tungsten welding rod

  • Es muy difícil encontrar una lámina sólida de metal de torio:

Thorium Cutout sheets, 20g

  • Antiguas camisas de lámparas que contenían óxido de torio, que brilla intensamente al calentarse con gas:

Thorium Aladdin lantern mantle

Thorium Antique lantern mantle

  • La pasta de dientes con torio ya no se produce:

Thorium Thoriated toothpaste

  • Virutas de metal de torio puro:

Thorium Thorium shavings

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: