La aplicación perversa de la ciencia

bomba atómica

 

Aunque el objetivo de la ciencia y la tecnología es ayudar al bienestar de la humanidad y a que esta avance, la historia de la ciencia presenta también ejemplos de aplicaciones de ciencia nocivas o trágicas para los seres humanos, tanto intencionadas como no intencionadas. La tecnología de guerra, la guerra biológica, la energía nuclear, los pesticidas, muchos medicamentos, los aerosoles, la manipulación genética, la clonación humana, etc., fueron -o son potencialmente- nocivos para la humanidad y para los demás seres vivos.

Pero todos estos problemas generados por científicos y técnicos sólo podrán ser resueltos, como decía Einstein, por otra ciencia que cuestione los métodos, los esquemas y los valores de la ciencia que los creó. En palabras de F.Maior Zaragoza (ex-director general de la UNESCO): “El conocimiento siempre es positivo. Las aplicaciones pueden ser negativas e incluso perversas”.

Por eso, Edgar Morin propone la necesidad “de una ciencia con conciencia”, que inmunice a los científicos y tecnólogos de posiciones dogmáticas y que les haga tomar conciencia de su responsabilidad social y valorar las aplicaciones potenciales perversas de sus descubrimientos. Aunque, en realidad, son los políticos y las corporaciones industriales los que deciden las líneas de investigación y de aplicación de los descubrimientos y no pueden ocultar su responsabilidad en las aplicaciones de la ciencia en contra del interés general.

EINSTEIN Y EL LADO OSCURO DE LA CIENCIA:

El 6 de Agosto de 1945, EEUU lanzó unas bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. Estas bombas causaron cerca de 300.000 víctimas y forzaron la rendición de Japón, pero los efectos de su radiación a un están presentes en la actualidad. Aquel 6 de agosto, el mundo entró en la era nuclear, y la destrucción de la civilización por la propia humanidad pasó a ser una hipótesis viable.

Años después del lanzamiento de las bombas atómicas, Einstein reflexionó sobre “el lado oscuro de la ciencia” en un artículo dirigido a los intelectuales: “Por dolorosa experiencia, aprendemos que la razón no llega para resolver los problemas de nuestra vida social. La penetrante investigación y el sutil trabajo científico trageron a menudo trágicas complicaciones a la humanidad […] creando los medios para su propia destrucción en masa ¡Tragedia, realmente, de angustiante amargura!

Descubrirlaquimica: Estudiante de química en la USC.

15/03/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: